+ Puntuar

  • Puntaje editor

    8.0
  • Puntaje usuarios

    0
Metal Gear Solid V Ground Zeroes
Pablo Leotta
Redactor
Pablo Leotta / Jensen

Desde 1988 que tengo los recuerdos más antiguos de mis primeros contactos en arcades de la talla de Double Dragon, Out Run o Shinobi, la pasión por los videojuegos no ha decrecido ni un ápice. Siempre desde mi perspectiva personal espero brindar solo un punto de vista, nunca una verdad inobjetable. Leer más »

Email: pleotta@playnomore.com
03 de Abril del 2014

Análisis de Metal Gear Solid V Ground Zeroes - Xbox 360

El genio Hideo Kojima vuelve a la carga con un avasallante prólogo de Metal Gear V.

Seguramente para este momento habrán leído en más de un foro o página, en los bares, en las escuelas y demás lugares de encuentro, que esta nueva aventura de Kojima Productions no es más que una demo extendida de un proyecto más complejo. Y si bien esa hiriente afirmación no es del todo incorrecta, lo cierto es que el resultado dista mucho de decepcionar al jugador. 
Sepan desde ahora, fieles seguidores de Snake, que esta es la mejor "demo" que van a jugar en su vida. 

Naked Snake ("Boss", para los amigos) se encuentra en un centro de detención en Cuba (lejos de la jurisdicción norteamericana) para rescatar a los jóvenes Paz Ortega (agente de Cipher) y al nicaraguense Chico, miembro de la MFS, equipo guerrillero liderado por el ya nombrado Big Boss. Todo está ubicado temporalmente apenas unos meses después de lo visto en Peace Walker.
Kazuhira Miller será nuestro Roy Campbell (atentos a los guiños) y nos guiará dentro del recinto para ayudarnos cuando estemos atascados o indicarnos la info de cada misión. 
Este Metal Gear se destapa del resto al darnos la posibilidad de elegir las misiones en el orden que queramos, cambiando el camino de los eventos, pero dejando siempre en claro el argumento. 
Maravillosamente "filmado", con ese toque "hollywoodense" que tanto le gusta a Kojima, el argumento no es el fuerte del juego. No es una historia larga, con aquellos diálogos eternos que tanto nos gusta a los seguidores de la saga. Se apega más a un orden estricto de inmediatez que sacude al usuario en sus posibilidades jugables, más que en el relato de la historia. Algunos, tal vez, no lo aprueben. Pero el resultado global es más que satisfactorio. Esto es algo diferente a lo que estábamos acostumbrados y, créanlo, es bueno. 

Una de las novedades jugables es el Droid, un artefacto parecido a un walkman, que nos hace olvidar por un segundo que estamos en 1975 y nos ayuda con varios asuntos; desde aquí podemos ver todo el mapa del recinto (con la posibilidad de marcar puntos de referencia), ver la información de la misión en curso, con fotos de los implicados o escuchar los viejos cassettes de audio (y ahí si, volvemos a 1975) de contenido valioso a la hora de completar la misión. 
Otro elemento de vital importancia es el binocular, que además nos asiste en algunos minijuegos dentro de la aventura. Con él podemos ver a gran distancia y marcar de manera permanente enemigos y vehículos así como detectar edificios o torres con la ayuda asistida por codec de el fiel Kazuhira Miller quien nos brindará información necesaria sobre la base.
La libertad de acción del juego es bastante refrescante. Como de antaño, se nos califica al finalizar cada misión con una letra específica según nuestro rendimiento. El mismo incluye parámetros como no ser descubiertos, tratar en lo posible de no matar a nadie, el tiempo que tardamos o cuántas personas rescatamos. Pero todo esto sin seguir un camino previamente trazado. Una misma misión puede hacerse de varias maneras, en distinto orden y ahí radica uno de los grandes aciertos de Kojima Productions. Les puedo asegurar que se verán varias veces, cuando el afán de superación lo acredite, completando la misma misión más de una vez. Y no sólo por tener la calificación más alta (destino obligado para cualquier "Big Boss") si no por mera curiosidad. Por esa sensación de; "Y si lo hubiera hecho así?". Sin ir más lejos; la misión principal podemos completarla en 10 minutos o una hora y media, dependiendo nuestra estrategia y prioridades. Además, la dificultad está bien ajustada y no será un paseo en el parque superar las misiones. Morderemos el polvo, nos descubrirán y reiniciaremos la misión decenas de veces hasta hacerlo "a lo Snake".

Afortunadamente no sólo tenemos una misión. Otros desafíos nos esperan en el campamento Omega (lugar de la aventura); contactar a un agente secreto, eliminar agentes rebeldes o destruir arsenal antiaéreo para asegurar un ataque a gran escala. Y todas éstas, acompañadas por misiones secundarias o recolección de artículos ocultos que deberemos encontrar por nuestros medios "consultando" a los soldados enemigos. 

Snake nunca se movió tan bien como en este Ground Zeroes. La cámara se ubica justo detrás suyo, rescatada de joyas como Uncharted o Batman Arkham (agregue lugar de preferencia). 
La interacción con el enemigo es fundamental y la jugabilidad, bien configurada, no siempre vuela. A veces nos encontramos en situaciones casi vergonzosas donde somos descubiertos por el enemigo (razón para no sacar una "S") sólo porque el personaje no se parapetó cómodamente en una esquina o cajón para esconderse y siguió de largo (el uso de cobertura se logra "apoyando" al personaje contra la estructura). 
También al principio cuesta un poco tomarle el jugo al control cuando capturamos de rehén a un enemigo; con el gatillo derecho lo agarramos (por detrás). Con el botón LB (sin soltar el gatillo) sacamos el cuchillo para amedrentarlo y con el stick derecho (sin soltar el LB) elegimos si sacarle información o hacer que llame a otro soldado con quién volver a repetir el proceso. Suena complicado. Lo es en un principio. Incluso al dominarlo podemos confundir los botones. Pero en un resumen de cuentas, es un costado de la jugabilidad que siempre amamos de un Metal Gear: agarrar a alguien para sacarle información o asustarlo por lo menos. Un punto cuestionable, hablando de los enemigos, es que si nos descubren en nuestro intento de sigilo, se activa un momento "bullet time" que nos da la posibilidad en segundos, de evitar que hagan llamado de alarma ya sea tomando al enemigo (si llegamos) o tranquilizándolos con un amigable balazo a la sien. Esto, que podría ser considerado algo positivo, lo cierto es que resta un poco de motivación al trabajo de esconderse y sorprender que pregona el juego y lo ideal sería tratar de evitarlo.

Snake puede correr, agacharse, arrastrarse, esconderse, trotar, caminar lento, más despacio. Sus habilidades no han disminuido. Todo lo contrario. La capacidad de conducir vehículos a voluntad agrega, no sólo novedad si no también un nuevo campo estratégico para completar las misiones (ya lo verán cuando tengan que cargar 6 prisioneros de un lugar a otro). Las armas juegan un papel casi secundario en una aventura donde prima el sigilo. Pero están como no podía ser de otra manera al tratarse de un juego de acción y ambientación militar. Nuestra pistola con sedantes será nuestra mejor compañía, pero por las dudas también hay escopetas, rifles de francotirador y hasta bazookas.
Y es que, si bien como se dijo antes, aquí prima el sigilo, también podemos completar las misiones destruyendo todo a nuestro paso (aunque eso signifique una puntuación menos que aceptable). Los amantes de la acción que quieran hacer de Rambo, tienen lugar aquí también.Si a todo este cóctel le agregamos una apariencia gráfica de primera línea, el resultado nunca puede ser negativo. Es asombroso encontrarnos con una consola que cuenta ya con 8 años en el mercado desplegando un nivel visual de este calibre. Ya sabíamos que el PES no era el juego para mostrar las bondades del FOX Engine. No señor. Además de la perfecta apariencia de Snake (quien se mueve tan fluido como una gacela) tenemos que quitarnos el sombrero ante un escenario bien detallado, con efectos de luz fotorealistas y estructuras y vehículos sólidamente retratados; eso sin contar la cantidad de soldados que podemos ver al mismo tiempo en una secuencia de escape donde todo explota a nuestro alrededor. 
Sí es cierto que la vejez llega y en situaciones más complejas (como la misión principal y su lluviosa ambientación) la tasa de cuadros baja considerablemente por momentos, pero es algo esperable de una consola veterana en el mercado que está exprimida al extremo para dejarnos pasmados mirando la pantalla. 
Un punto técnico desalentador es la participación de Kiefer Sutherland como la voz del protagonista. Y no es que extrañemos a David Hayter (que lo extrañamos). El problema radica en la escasísima participación del reconocido actor norteamericano. Son contados con los dedos de una mano los diálogos en los que hace presencia y apenas podemos valorar su doblaje. De hecho, me reservo este derecho hasta el próximo The Phantom Pain para hacerlo ya que casi no tengo material para evaluarlo. Sí puedo decir que la voz de Robin Atkin Downes, como Miller es...reconfortante.



La música toma un tono dramático cuando estamos por cumplir una misión y es de una calidad incuestionable, pero el resto de la aventura pasa casi desapercibida. Deberemos regocijarnos con el pasado, poniendo el "cassette" de "The Best is yet to come", la joya melódica de Metal Gear Solid (1998). Tratando de amoldarnos a la ubicación temporal de la aventura, el tema "Here's to you" de 1971, con letra de Joan Baez y música de Ennio Morricone no logra emocionarnos como lo hiciera aquella obra de PS-One. 

Conclusiones


"Ground Zeroes" apela a la astucia de su libertad jugable, en un entorno reducido, para trasladarnos por una base militar una y otra vez, sin preguntarnos porqué. Su incidencia argumental en "The Phantom Pain" no es la base de su fortuna. Nunca repetiremos tanto una misma misión. Nunca maldeciremos tanto al ser descubiertos casi a punto de terminarla. Dichosos aquellos que puedan probar el mejor prólogo jamás contado en un videojuego. Kojima es un genio. Ground Zeroes; su mejor testigo. 


Lo mejor
- Excelente ambientación.
- Libertad absoluta para completar las misiones.
- Rejugabilidad asegurada.
- Factura técnica de primer nivel.
- Ajustada Dificultad.

Lo peor
- Un sólo escenario.
- Jugabilidad a pulir.
- Banda sonora intrascendente.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
Metal Gear Solid V Ground Zeroes
Galerías
Metal Gear Solid V Ground Zeroes
  • Empresa
    Konami.
  • Origen
    Japón.
  • Fecha de lanzamiento
    18 de Marzo de 2014.
  • Plataformas
    PS4, 360, PS3, PC, ONE.
  • Descripción

    El esperado Metal Gear Solid V es una realidad y su historia es tan grande que estará dividida en dos partes. Ground Zeroes es un prólogo que nos introducirá en esta nueva trama protagonizada por Big Boss luego de los hechos ocurridos en Peace Walker. Luego continuará con MGS V The Phantom Pain. Llegó el 18 de marzo de 2014 a PS4, PS3, X360 y XONE. El 18 de diciembre de 2014 se lanzó para PC a través de Steam.